El tirar putts en la alfombra de casa, además de servirle para matar el gusanillo gosfístico que todos tenemos a estas alturas del confinamiento, le puede ayudar a mejorar su mentalidad a la hora de patear

No podrá entrenar la lectura de caídas, o el control de la fuerza, pero lo que sí que puede entrenar en la alfombra de casa como sí estuviera en el putting-green de su club es la actitud, la fortaleza mental y la concentración a la hora de patear. Veamos cuál es la mentalidad de los buenos pateadores. 

Los tres principios psicológicos de los buenos pateadores

1.- El putt es una cuestión de probabilidades: cuanto mejor tire el putt es más probable que la bola entre y, por el contrario, cuanto peor tire el putt menos probable es que entre en el hoyo. Podemos tirar un buen putt y que la bola no entre y, curiosamente, podemos tirar un mal putt y que la bola termine dentro del hoyo. 

Este principio hace que los buenos pateadores estén centrados en tirar buenos putts con intención de embocar, para aumentar la probabilidad de que la bola entre. 

Y también aceptan y asumen que tirar un gran putt no garantiza ni significa que la bola tenga que entrar obligatoriamente, por lo que también se ahorran un montón de quejas y pensamientos del tipo “con lo bien que lo he tirado, cómo es posible que no haya entrado, es imposible meter un putt, etc” que, incluso habiendo tirado un buen putt, solo provocan desesperación y pérdida de confianza, justo lo contrario de lo que necesitamos para afrontar con confianza y tranquilidad el siguiente putt. 

2.- Cualquier putt, por corto y fácil que sea, se puede fallar y cualquier putt, por largo y difícil que sea, se puede embocar. A partir de este principio, para los buenos pateadores todos los putts son exactamente iguales y van a pensar y hacer lo mismo en todos los putts, independientemente de la distancia, de si es para birdie o para par, siguen la misma rutina y el mismo proceso mental en todos los putts: centrados en tirar un gran putt con intención de embocar.

3.- Todos los buenos pateadores sienten que son buenos pateadores, pero este sentimiento o creencia no se basa exclusivamente en el resultado, en que embocan muchos putts, sino que este sentimiento se fundamenta en sus cualidades como pateadores.

Sienten que pueden tirar la bola a donde están apuntando, sienten que tienen un gran control de la fuerza, sienten que saben leer bien las caídas y que saben concentrarse y mantener la calma para estar solamente visualizando el putt que quieren tirar sin preocuparse de si la bola va a entrar o no o de la trascendencia del putt. 

Tienen interiorizado que el resultado es la consecuencia de sus cualidades y que gracias a esas cualidades es por lo sienten y creen que son buenos pateadores. Los resultados son solo un ingrediente más de su confianza, pero no el único, por lo que después de un error o un mal día de putt su confianza se mantiene intacta porque son conscientes de que sus cualidades siguen siendo las mismas que antes de fallar el putt o que antes de empezar la vuelta. 

Tire muchos putts, de momento en la alfombra de casa y muy pronto en el campo, siguiendo estos tres principios básicos y verá como mejora su predisposición a la hora de tirar los putts, su confianza y su consistencia. 

Por Óscar del Río

Psicólogo Deportivo RFEG

foto golfporasturias.com